Llorar a lágrima viva, llorarlo TODO.

Llorar a lágrima viva.

Llorar a chorros.

Llorar la digestión.

Llorar el sueño.

Llorar ante las puertas y los puertos.

Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas,

las compuertas del llanto.

Empaparnos el alma, la camiseta.

Inundar las veredas y los paseos,

y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología, llorando.

Festejar los cumpleaños familiares, llorando.

Atravesar el África, llorando.

Llorar como un cacuy, como un cocodrilo…

si es verdad que los cacuíes y los cocodrilos

no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo, pero llorarlo bien.

Llorarlo con la nariz, con las rodillas.

Llorarlo por el ombligo, por la boca.

Llorar de amor, de hastío, de alegría.

Llorar de frac, de flato, de flacura.

Llorar improvisando, de memoria.

¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

Buenos días, amigos. Hoy quiero compartir con vosotros algo que lleva emocionádome cada lunes durante muchos meses… Ayer se lo enseñé a una de mis mejores amigas y no podía parar de llorar, de dejarse sentir. HOY apuesto porque no le tengamos miedo a llorar, a llorar delante de la gente o por motivos establecidos como “poco-fuertes”. Llorar es lo más bonito que hay, es símbolo de la emoción, de la sensibilidad. No hay que esconderlo, hay que vivirlo, sentirlo y experimentarlo. Probarlo, porque a parte de desahogaros, viviréis todo mejor… más intenso, con más color.

idilio-del-minuto-audios-mp3_rf_1259708_1.html

Como los niños pequeños, que no ocultan sentimientos. Que si se ponen tristes… en vez de enfadarse, lloran. Que con una mirada te trasmiten toda su bondad e ingenuidad. Transparentes, dejemos al lado esas corazas que los años nos han dado… y lloremos, que no llorar no significa ser más fuerte. Que llorar no es débiles, si no de valientes.

Gracias a mi querida María Caudevilla, por todos los momentos que nos ha regalado con ese recital, por ponernos las emociones a flor de piel y por ser la mejor madre del mundo haciendo que su niña no pierda la dulzura por mucho que crezca. También, gracias a todos ellos, mis compañeros. Por hacerme soñar, por ilusionarme, por hacerme sentir cosas que nunca antes había sentido antes. Gracias a Ro, a Sarita, a Irene, a Estela… a todos! Porque hemos sido el club de las mujeres emotivas, y sé que lo seguiremos siendo en nuestra vida.

Lágrimas, abrazos, amor y corazón.

Buen Sábado

I.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s