De lecturas va la cosa, o de vida y emociones. Quien sabe… ¡Todo puede ser!

 Si, un día cualquiera, nos diera por ir preguntando por la calle a gente joven “Oye, ¿Tú lees?”, partiendo de la base de que contestasen con sinceridad, la respuesta de muchos sería un “no”, NO rotundo. Una pena, ¿no?

 Vengo de una de esas grandes comidas que acaban en cena, por poner el broche final en alguna parte… eso tan especial que pasa cuando tres personas muy iguales se ponen a hablar, hablar y no pueden parar. Mi día mañana empieza a las 6 de la mañana y no se sabe cuando acaba pero estoy tan emocionada ahora mismo que me da igual.. Me apetece escribiros/contaros y desde mi humilde opinión… Recomendaros.

 En las últimas semanas he leído unos cuantos libros de esos que te llegan, que te hacen pensar, sentir, imaginar.. sumergirte en mundos que solo existen en ti… ya me vais conociendo, esas cosas que me gustan a mí. Ayer, sin ir más lejos, leí una obra llamada “Prefiero que me quite el sueño Goya a que lo haga cualquier hijo puta”, solo el nombre ya llama la atención, ¿verdad? A mí me dejo sin palabras, se lee en una pasada y os puede hacer plantearos muchos temas, ahí lo dejo, pero lo que realmente os quería recomendar hoy son otros dos libros, de esos que siempre viene bien tener a mano para recordarlos…

 Para empezar, “El chico sin identidad” del maravilloso y amigo, Óscar Sinela. Hace poco tuvimos una conversación muy bonita y ese fue el impulso para que, por fin, después de mucho tiempo con ganas de leerlo, fuera derechita a la casa del libro a hacerme con el mío y devorarlo…

“El pequeño Valor siempre carga con el Miedo por muy grande que este sea…”

 De él no me podía esperar nada malo y aún con eso, consiguió sorprenderme. Una fábula detrás de otra, un mundo interior inmenso que te enseña, que te hace aprender, que te habla de amor, de vida, de verdad, de personas… Porque al fin y al cabo la vida son personas y las personas nos dan vida, pero y nosotros, ¿Nosotros que nos aportamos? La vida también es aceptar y eso incluye, aceptarnos. Nos debemos abrazar a nosotros mismos cada día, darnos un beso de “Buenas noches” o “Buenos días” y toda la fuerza necesaria para tener esa valentía que anula los miedos, que nos permite soñar y cumplir nuestros sueños…Eso es lo que me llevo, confianza y ganas de seguir rodeándome de verdad, cada vez tener más verdad cerca.

 El libro está basado en Tim Burton, del que por cierto, os debería hablar pronto porque es el que ha hecho posible que exista mi película, esa que eligiría entre todas las habidas y por haber. Además el otro día, estuve viendo su última obra “Sombras Tenebrosas”… así que pronto aparecerá algo sobre él por aquí, pero bueno el caso, que me voy por las ramas… Creo que solo el hecho de que Óscar se haya inspirado en este genio y en su estilazo para poder escribir, es razón más que suficiente para recomendaros que lo leáis, que lo penséis y que lo disfrutéis. ¡Qué bien iría todo si hubiera un poquito más de verdad y un mucho menos de mentira!

 Y de verdad, de disfrutar, de soñar… habla también el segundo libro que os quiero aconsejar: “El mundo Amarillo” de Albert Espinosa. Grande, Albert. Gran corazón y bonita energía.

 “Si crees en los sueños, ellos se crearán”

 Un libro perfecto para regalar a tu gente especial, un prologo brutal de Eloy Azorín que ya nada más empezar, consigue tocarte, emocionarte y ponerte la piel de pollo en un instante. ¿Qué es el cáncer? ¿Qué es una desgracia? ¿Qué es lo que te hace ser un desgraciado? ¿Qué es lo que consigue hacerte sufrir? ¿Qué o quién tienen la fuerza para hacerte borrar tu sonrisa? Albert dice que cada día debes hacerte 5 preguntas, he aquí las mías de hoy. Y lo mejor de todo es que la respuesta a todas ellas está en ti,  y solo de ti depende. La felicidad es una elección y no me cansaré de decirlo. Por muchas cosas “malas” que te pasen, por muy malísimas que sean, tú eliges como llevarlas.. Todo depende de tu enfoque, de tu energía, de tus ganas de vivir estando feliz, de la emoción que le pongas a las cosas, de la alegría que le eches a la vida. 23 primeros capítulos en los que descubres todo eso y más, me encanta pensar que no existe la palabra dolor y ver como todo es tan psicológico y como en mi propia experiencia he tenido la suerte de poder ir comprobando que los daños, por inmensos que sean, al final siempre acaban siendo fuerza y aprendizaje. Aprendes, avanzas y cada vez, disfrutas más, sientes más y sonríes más. Pase lo que pase…

 Habla de un nuevo concepto, del nuevo escalafón de la amistad: Los Amarillos. Qué bonito ¿no?… pues yo me he creado mi propia definición de “Amarillo” y es el concepto de mi diccionario que más me ilusiona, que más me hace creer en lo real. Lo comparto con las personas más importantes que tengo cerca y por eso me gusta regalarlo a esa gente… Esas personas que te llenan, que son de verdad en todos los sentidos. Hoy he regalado este libro por segunda vez, a una de esas dos culpables de mi increíble tarde de hoy. Y oye, que parece que le ha gustado…

Nosotras, un buen libro y unos cuántos frappuccinos… Lo demás puede esperar.

 “El mundo amarillo” es para compartir, para dar dejando a un lado el “recibir”, para ser feliz, para querer volar y soñar y dejar que las cosas fluyan, que las caricias no se queden a un lado, que los tapujos y prejuicios se queden olvidados y que empiece a haber un poquito más de amor del bueno, del de verdad.

 Ele es parte de ese concepto particular que me he creado del Amarillo, Ele y Clau, mis dos compañeras de hoy, no podría escribir está entrada sin nombrarlas. Gracias a ellas creo en la bondad de esta profesión, alejadas de envidias y maldad. Llenas de ternura, de emociones, de sentimientos, de ilusión. Mágicas….

 Nos entendemos  y es una suerte poder encontrar eso,  gente así… es el mejor regalo. Tienen algo que enamora, nuestras conversaciones tienen principio pero nunca fin. Somos capaces de llegar con el coche a nuestro destino y en vez de bajarnos, quedarnos tres horas de reloj hablando, veáse hoy como ejemplo. Y eso es por algo. Por la complicidad, la amistad, la confianza y la bondad. Parece simple pero muchas personas no entienden el significado de estas cuatro palabras, es así. Pero para nosotras y los que viven de corazón, todo es más bonito, más intenso…y de repente, y sin darnos cuenta, hemos creado algo distinto. Con el tiempo vas a aprendiendo a diferenciar y cuando encuentras a alguien como ellas, ya no las quieres soltar. Por las experiencias que nos quedan, que sé… no serán pocas. Por llorar de emoción, por reír sin parar, por la felicidad que nos damos, por la de sonrisas que nos provocamos… Gracias gordis, de corazón. Esto es solo el principio, por lo que nos queda por hablar, por bailar, por soñar, por disfrutar, por gritar, por viajar… ( y si queréis, podéis seguir añadiendo buenos verbos porque se me cansa el dedo y esto, ya sabéis… no tiene final)

 

…Ssueños cumplidos, conversaciones bonitas, dar y que te den la mano en el momento necesario…

Brindemos por cada experiencia juntas.

Las quiero.

PD: A veces pienso que debería escribir un diario (algunos años lo tuve pero siempre lo dejé abandonado). La hermana de mi abuela lleva escribiendo su vida cada día desde 1997… 15 añoooos. ¿No os emociona? Se me pone la piel de gallina solo de pensarlo. Que bonito regalo. Quiero que cuando me muera mis nietos se puedan leer la vida de su abuela… Ahí queda..

Buenas noches, y probar a acostaros leyendo (los que no lo hagáis). Veréis como se duerme de otra manera…

Creemos sueños, que para eso están.

I.

Anuncios

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s